El ahorro a largo plazo no es algo muy difundido en Argentina, ya que somos un país sumamente Consumista, pero a partir de 2019, hay un cambio impositivo que incentiva a las personas a juntar dinero para la jubilación.

Desde este año se vuelve a permitir la deducción de las cuotas de un seguro de vida con capitalización, a la base de cálculo del Impuesto a las Ganancias.

Esto quiere decir que, desde 2019, quien ahorre para su jubilación en estos instrumentos podrá reducir su base imponible en $12.000 al año como máximo (para 2020, el monto sube a $18.000 y para 2021 a $24.000 y luego se irá ajustando por inflación).

De esta manera, un empleado o un trabajador independiente puede ahorrar para cuando se retire y, a su vez, pagar menos de Ganancias.

¿Cuánto menos? Una persona que reste $12.000 de sus ingresos tributará hasta $4.200 menos por año en 2019 (si está alcanzada por la alícuota máxima del 35%, o menos si está en una escala más baja), hasta $6.300 en 2020; y $8.400, en 2021. Este monto se duplica si paga dos tipos de seguros, de vida y retiro.

De esa manera, se puede ahorrar $1.000 por mes, con un costo mensual de sólo $650 (en 2019) en cada una, ya que el resto se resta del pago del impuesto.

Además, del beneficio en Ganancias, el fondo acumulado en un seguro vida con capitalización genera un rendimiento, ya que las compañías de seguro invierten el dinero, y está exento del pago del Impuesto sobre los Bienes Personales.

Los seguros con capitalización tienen diversas modalidades, pero básicamente funcionan de la siguiente manera: una persona va realizando aportes periódicos a un fondo y, cuando llega a la edad prevista para en el contrato (60, 65, 75 o incluso hasta los 90 años) deja de aportar y utiliza el dinero de tres maneras:

– Obtiene todo el capital acumulado para usarlo como desee.

– Empieza a recibir una renta que puede tener varias modalidades: ser vitalicia (hasta que la persona fallece), por un período fijo de tiempo, con la posibilidad de que siga cobrando un beneficiario.

– Combina ambas opciones.

Los aportes pueden ser fijos o variables y también se puede ingresar montos extraordinarios. Cada persona puede armar el plan que prefiera (hay mucha flexibilidad en eso). La compañía de seguro se encarga de invertir el dinero para que obtenga el mejor rendimiento posible.

Si el beneficiario fallece, el dinero acumulado pasa al beneficiario.

También se puede retirar antes de tiempo, pero con un costo (antes del décimo año) por rescate anticipado.